Cáncer infantil

Anualmente, existen 1.400 casos nuevos de cáncer infantil en el país, siendo la segunda causa de muerte en la infancia.

¿Qué debemos saber sobre el cáncer infantil?
¿
Qué debemos saber
sobre el cáncer infantil
?

DERECHOS

  • Acceso inmediato a los servicios de salud, antela presencia de algún síntoma relacionado con cáncer.
  • Acceso a exámenes de apoyo diagnostico.
  • Atención especializada en redes de servicio oncológico.
  • Autorización integral para el tratamiento.
  • A no pagar cuotas moderadoras, copagos, ni cuotas de recuperación.
  • Manifestar sus peticiones quejas y reclamos antelas autoridades de salud.

SINTOMAS

  • Fiebre injustificada durante más de 2s emanas.
  • Pérdida de peso, fatiga, hematomas y sangrados.
  • Moretones y diminutos puntos rojos en brazos y piernas.
  • Crecimiento y dolor de abdomen
  • Masas en cuello, ganglios inflamados.
  • Dolor en huesos, articulaciones o espalda.
  • Infecciones repetitivas.
  • Pérdida de apetito, sudoración.
Fuente: www.minsalud.gov.co
Tipos de cáncer más
comunes en niños

El cáncer infantil comprende numerosos tipos de tumores diferentes que se desarrollan en niños y adolescentes de 0 a 19 años. Los tipos más comunes son la leucemia, el cáncer cerebral, el linfoma y los tumores sólidos como el neuroblastoma y el tumor de Wilms.

Leucemia 

La leucemia, cáncer de las células de la médula ósea, es el tipo más común de los cánceres infantiles. La médula ósea es el núcleo o centro blando de los huesos largos del cuerpo donde se generan los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas. Los glóbulos blancos (llamados leucocitos)ayudan a combatir las infecciones. Los glóbulos rojos transportan oxígeno para el cuerpo. Las plaquetas ayudan a que el cuerpo deje de sangrar cuando se lesiona.

En los niños con leucemia, la médula ósea produce muchos glóbulos blancos anormales e inmaduros que no son capaces de combatir las infecciones. Con el tiempo, estas células de leucemia desplazan a los glóbulos blancos sanos, permitiendo que virus, bacterias y otros microorganismos infecten el cuerpo y enfermen a la persona. Las células de leucemia también desplazan a los glóbulos rojos y a las plaquetas, haciendo que el cuerpo tenga dificultad para recibir oxígeno y detener el sangrado después de una lesión.

Leucemia linfoide aguda (LLA):

Aproximadamente tres cuartos de todas las leucemias infantiles son ALL, lo cual implica el crecimiento anormal de un tipo de glóbulos blancos inmaduros llamados linfoblastos.

Leucemia mieloide aguda (LMA): 

Crecimiento anormal de otro tipo de glóbulos blancos llamados mieloblastos y monoblastos.

Linfoma 

El linfoma es un cáncer del sistema inmunitario, que afecta a los tejidos linfáticos (ganglios linfáticos y otras glándulas de todo el cuerpo, como las amígdalas o el timo). Las células de linfoma, que son glóbulos blancos anormales e inmaduros que no pueden combatir infecciones, terminan desplazando el tejido linfático normal. Esto hace que los ganglios o las glándulas no sean capaces de defender al cuerpo contra los invasores externos, como por ejemplo los virus.

Las células de linfoma también se pueden encontrar en la médula ósea y en otros órganos del cuerpo, como el hígado o el bazo. El linfoma puede provocar diferentes síntomas según dónde se encuentre el cáncer.

Los tipos de linfomas incluyen:

Enfermedadde Hodgkin

(linfoma de Hodgkin) Generalmente se presenta y evoluciona con signos y síntomas graduales y persistentes, como fatiga, fiebre y pérdida de peso.
  • Los diferentes subtipos de este linfoma se tratan de diversas formas.
  • Es más común en los adolescentes.

Linfoma no Hodgkin

Los signos y los síntomas dependen del tipo de linfoma no Hodgkin, pero generalmente aparecen y evolucionan con más velocidad que el linfoma de Hodgkin
  • Los tres tipos más importantes son el linfoma linfoblástico, el linfoma de células B maduras y el linfoma anaplásico de células grandes.
  • Los diferentes subtipos se tratan de diversas formas.

Cánceres cerebrales

(Y otros cánceres del sistema nervioso central) Hay muchos tipos de tumores cerebrales y de columna o cánceres del sistema nervioso central, y los tratamientos son diferentes. Los cánceres cerebrales y de la columna vertebral surgen de un crecimiento anormal de las células nerviosas o células de sostén inmaduras del cerebro o la columna. 

Estas células anormales ocuparán espacio en el cerebro o la médula espinal y pueden afectar el movimiento normal, la sensación, el pensamiento y/o el comportamiento.

Hay cuatro grupos de cánceres o tumores cerebrales frecuentes en niños y adolescentes, dependiendo de los tipos de células cancerosas implicadas.  

Astrocitomas

Surgen de los astrocitos o los tejidos de sostén del cerebro. Pueden ser de grado bajo, que crecen lentamente y rara vez se diseminan a otras partes del cerebro, o de grado alto, que son más agresivos y se pueden diseminar a otras partes del cerebro y de la médula espinal.

Tumores neuroectodérmicos primitivos

Se originan de las células nerviosas primitivas y son más comunes en niños que en adolescentes

Gliomas del tronco encefálico

Se originan en la red de tejidos nerviosos en la base del cerebro, donde se controlan las funciones cruciales, como la frecuencia cardíaca, la respiración y la deglución.

Ependimomas

Generalmente se originan en el recubrimiento de los ventrículos cerebrales, las cuatro cavidades conectadas dentro del cerebro. Los ventrículos producen el líquido cefalorraquídeo que rodea y protege el cerebro y la médula espinal. Si hay un ependimoma, el líquido generalmente envía las células cancerosas a diferentes partes del cerebro y la médula espinal.

Rabdomiosarcoma

El rabdomiosarcoma es un cáncer que se da por el crecimiento anormal de células musculares inmaduras. Puede causar hinchazón, que puede ser o no dolorosa, e interferir con la función normal del cuerpo debido a que crece en la cabeza y el cuello, la ingle, el abdomen, la pelvis o en el brazo o la pierna.

Cuando el rabdomiosarcoma se propaga, normalmente se dirige a los ganglios linfáticos, los huesos, la médula ósea o los pulmones.

Hay dos tipos principales de rabdomiosarcoma pediátrico:

Rabdomiosarcoma alveolar

Es más probable que se observe en la adolescencia y afecta más comúnmente a los músculos grandes del tronco, los brazos y las piernas (pero también se puede observar en otros lugares).

Rabdomiosarcoma embrionario

Es más habitual en bebés y niños pequeños, y se produce con más frecuencia en la cabeza y el cuello, la vejiga, la próstata, los testículos y la vagina.

Rabdomiosarcoma

El neuroblastoma es un cáncer que comienza con el crecimiento anormal de las células nerviosas inmaduras, que con mayor frecuencia se origina en la glándula suprarrenal (órgano que produce hormonas, ubicada fuera de los riñones). También se puede formar en el tejido nervioso junto a la columna, cerca del cuello, tórax o abdomen.

Estas células anormales pueden afectar el funcionamiento normal de las zonas del cuerpo afectadas y se puede diseminar ala piel, la médula ósea, los huesos, los ganglios linfáticos y el hígado.

Nefroblastoma (tumor de Wilms)

El tumor de Wilms, o nefroblastoma, es el tipo más común de cáncer renal(riñón) en los niños.  Muy frecuentemente afecta a niños de entre 2 y 5años de edad. Este cáncer se origina a partir de un crecimiento anormal de las células renales inmaduras, que con frecuencia genera una masa en el abdomen del niño y afecta la función renal.

Este cáncer se puede diseminar a los pulmones, el hígado, los huesos, el cerebro o los ganglios linfáticos.

Cáncer de tiroides 

El carcinoma tiroideo (cáncer) es un crecimiento anormal de tejido tiroideo inmaduro, que se desarrolla como un bulto o bultos en la glándula que tiene forma de mariposa y se encuentra en el medio del cuello. Este cáncer afecta la producción hormonal normal de la tiroides, la cual controla el metabolismo, la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y la temperatura corporal.

El cáncer de tiroides se puede diseminar a las áreas del cuello o a los ganglios linfáticos, los pulmones, los huesos o a veces al cerebro.

Cáncer de hueso

Los tipos de cáncer de hueso primario (que comienzan en los huesos) se producen con mayor frecuencia en los niños mayores y adolescentes, pero pueden desarrollarse a cualquier edad. Estos cánceres forman bultos dolorosos en los huesos, que interfieren con el crecimiento y la estabilidad de los huesos. El cáncer de hueso primario puede propagarse a los pulmones, así como a otros huesos y tejidos blandos.

El cáncer de hueso primario es diferente al cáncer de hueso metastásico, que es el crecimiento anormal de las células inmaduras de las células no óseas en cualquier otro lugar del cuerpo que se propaga hasta los huesos.

Hay dos tipos principales de cáncer de hueso primario que se producen en los niños:

Osteosarcoma

Con frecuencia se produce durante el crecimiento acelerado de la pubertad y la mitad de estos cánceres óseos se desarrollan en la región de la rodilla. 

Sarcoma de Ewing:

Es un tipo menos común de cáncer de hueso que con mayor frecuencia se produce en los huesos pélvicos (cadera), costillas, omóplatos y la parte superior de brazos y piernas.

Tumores de células germinales y gonadales

Los tumores de células germinales provienen de un crecimiento anormal de células inmaduras que normalmente se desarrolla en los óvulos en las niñas y en los espermatozoides en los niños. Aproximadamente el 90 % de los tumores de células germinales comienzan en las células reproductivas de las gónadas(testículos u ovarios), provocando bultos o cambios hormonales anormales.

Algunos de estos crecimientos cancerosos pueden originarse como bultos en el abdomen, el cerebro o el tórax. Se pueden diseminar a los pulmones, el hígado, el cerebro o los ganglios linfáticos.

¿Crees que nos puedas necesitar?

Contáctanos